El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento

“Ahora para encontrar trabajo hace falta un máster. ¿Qué será lo próximo? ¿El Nobel? Entrevista al educador Ken Robinson

Publicado por El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento en Jueves, 21 de julio de 2016

FRASES DE CIENCIA

lunes, 19 de septiembre de 2011

Partes del cuerpo que no usamos



Lo cierto es que realizando esta traducción he aprendido un montón sobre anatomía, y me parece que este texto debería ser de obligada lectura en las escuelas de Kansas, más que nada para ver que explicación le daban los defensores del Diseño Inteligente a todos estos “regalos inútiles” de nuestros ancestros.

Partes corporales inútiles 
De todos modos ¿para qué sirven los senos?

En el primer capítulo del libro “El descenso del hombre”, Charles Darwin identifica aproximadamente una docena de rasgos anatómicos que él alegremente describe como “inútiles, o casi inútiles, y consecuentemente sin interés para la selección natural”. La lista incluía al vello corporal, las muelas de juicio, y el coxis – rasgos superfluos que le servían como prueba principal en su argumento de que los humanos no descendían de “semidioses” sino de un largo linaje de criaturas cubiertas con pieles y mascadoras de plantas que portaban largas colas.

El catálogo de rarezas de Darwin estaba lejos de ser completo; nuestros cuerpos están repletos de partes que no necesitamos. Algunas son evanescentes reminiscencias de nuestros ancestros prehomínidos, tales como los músculos que servían para caminar a cuatro patas o colgarse de los árboles que aparecen en varias niveles de atrofiamiento. Otros son subproductos de una redundancia natural inherente en el desarrollo sexual humano, incluídos los pezones en los varones, y los diminutos vestigios de conductos seminales ocultos tras los ovarios de las mujeres. Luego existen curiosidades que, habiendo sobrevido a su aparente inutilidad, persisten simplemente porque no existe una razón real para que desaparezcan: ¿que ventaja o desventaja aporta el pelo de nuestro dedo pequeño del pie – o incluso qué razón hay para la existencia del propio dedo pequeño del pie?

Casi 125 años después de la muerte de Darwin, la ciencia aún no puede ofrecer una explicación completa por la que algunos rasgos anatómicos obsoletos persisten en nuestro acervo genético y otros se van. La investigación actual centrada en el genoma ha revelado que nuestro ADN transporta genes no funcionales relacionados con cosas que probablemente podrían ser útiles – como los receptores de olor del sentido del olfato de un sabueso, o enzimas que un día nos permitieron fabricar nuestra propia vitamina C. Dentro de unos pocos millones de años, los humanos podríamos perfectamente haber perdido algunos de estos extraños rasgos. De modo que míralos bien antes de que desaparezcan.


A pesar de ser una de las creaciones más perfectas de la naturaleza (anatómicamente hablando, claro), el ser humano tiene también algún que otro “defecto de fábrica”. ¿Te atreves a ver (aún) más defectos del ser humano?Y es que hay hasta 20 partes del cuerpo que no necesitamos, y por tanto, no utilizamos, y sin embargo aparecen repartidas por nuestro cuerpo. Algunas están más presentes que otras, son más visibles, más molestas o simplemente pasan desapercibidas.

1.Muelas del juicio

¿Quién no se ha preguntado para qué sirven y por qué duelen tanto cuando salen? Y es que solo un 5% de la población cuenta con este tercer juego de molares totalmente sano y bien ubicado, aunque ni siquiera ese tanto por ciento las utilice para su cometido original: mascar ramas.

Las muelas del juicio son el tercer molar, también llamado cordal, que suele aparecer a las edades entre 17 y 25 años,1 incluso no llegar a hacerlo nunca, aunque pueden aparecer a edades más tempranas o mucho más adelante. Se llaman muelas del juicio dado que a la edad en que aparecen se supone que la persona tiene un juicio más desarrollado y completo que cuando aparece el resto de la dentición definitiva.2 Existen cuatro muelas cordales, una por cada cuadrante bucal, y se sitúan en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca. Las muelas del juicio suelen afectar a otros dientes al desarrollarse, empujándolos o saliendo "torcidas".3 Cuando esto ocurre se suelen extraer. Los humanos estamos perdiendo estas muelas poco a poco, por lo que hay algunas personas que no llegan a desarrollarlas de manera congénita

2.Apéndice

También son muchas las personas que han sufrido una pequeña intervención quirúrgica para extirpar ese estrecho tubo muscular unido al intestino grueso y que esencialmente no se emplea más que para digerir la celulosa de la ingesta de proteínas vegetales, que actualmente está bastante por debajo de la de proteínas animales.

El apéndice es un órgano hueco pequeño adherido al intestino grueso ubicado en la parte inferior derecha del abdomen. Igual que las amígdalas (anginas) y las adenoides, contiene una gran cantidad de glándulas linfáticas. Si el apéndice se inflama (hincha), ocurre una condición llamada apendicitis y hay que extirpar el órgano. El apéndice no es necesario para la salud y puede ser extirpado a temprana edad sin efectos adversos.

3. Vello corporal

¿Qué sería de las clínicas de depilación si no tuviésemos ni un pelo en nuestro cuerpo? Y es que exceptuando las cejas (que evitan que el sudor caiga directamente a los ojos) y el cabello capilar (que ayuda a proteger la cabeza del frío o del calor), el resto del vello del cuerpo no sirve prácticamente para nada, puesto que la protección contra infecciones y demás se suple con otros “inventos modernos”

El vello corporal es el tipo de pelo que recubre la mayor parte del cuerpo en los seres humanos; está compuesto de fibras capilares delgadas y cortas, que no superan por lo general los 2 mm. Cubre casi totalmente la superficie corporal, exceptuando las palmas de las manos, las plantas de los pies y la mucosa genital.

4. Coxis (o coccis)

Las vértebras fusionadas que representan el rastro del rabito del resto de los mamíferos y que nosotros, al caminar erguidos, ya no empleamos ni para mantener el equilibrio, ni para comunicarnos.

El cóccix o coxis (del latín coccyx, y éste del griego κόκκυξ) es un hueso corto, impar, central y simétrico, compuesto por cuatro o cinco piezas soldadas (vértebras coccígeas) en forma de triángulo, con base, vértice, dos caras laterales y dos bordes. Se encuentra debajo del sacro, con el cual se articula y al que continúa, formando la última pieza ósea de la columna vertebral.

5. Dedos del pie

Exceptuando el dedo gordo, que nos sirve para mantener el equilibrio, el resto de los dedos del pie no sirve más que para sufrir al chocarnos con las patas de una silla o cuando colisionamos contra alguna esquina.

Sin lugar a duda, el dedo clave para el apoyo de nuestro cuerpo es el primero, el dedo gordo. El motivo es evidente. Estriba en su espectacular tamaño comparado con los demás. Él desempeña una función fundamental en la conservación del equilibrio al andar. Después de él, la importancia de los dedos va disminuyendo hasta llegar al último. Donde ya no es tan manifiesta. Pero ojo, todos son necesarios. Juntos actúan como un coro. Con una contribución individual casi inapreciable, pero que se deja notar en el resultado final. En un buen apoyo plantar. Y en ese resultado final, el papel del más pequeño, el dedo meñique, es ayudar a centrar el pie en su apoyo. Él facilita el equilibrio y la posición de la planta del pie. Un papel importante, sobre todo, si andamos con el pie desnudo. Con el calzado puesto, lo cierto es que apenas se ejercita. En realidad, podríamos caminar sin él. Por ejemplo lo hacen los montañeros que han sufrido amputaciones por congelación.

6. Pezones masculinos

Estos conductos lactíferos se forman antes de que la testosterona cree la diferencia entre sexos en el feto. Eso sí, hay hombres que debidamente estimulados, pueden producir leche.

¿Por qué tienen pezones los hombres? Preparaos para un golpe bajo, aunque seais hombres. Los pezones nos recuerdan que el género es algo que dista mucho de estar definido, especialmente en el útero. Sea cual sea tu sexo, todos empezamos como mujeres en el vientre materno. Durante las primeras semanas, el embrión en desarrollo sigue un “anteproyecto femenino”, tanto en los órganos reproductores como en los pezones. La testosterona no irrumpe en escena hasta después de 60 días (para aquellos de nosotros que tenemos el cromosoma Y) cambiando la actividad genérica de las células de nuestros genitales y cerebro. Pero para entonces, esas papilas mamarias ya no se moverán de ahí. De modo que la cuestión real es: ¿por qué los pezones masculinos vienen equipados con nervios y vasos sanguíneos? En muchos mamíferos machos las hormonas se encargan de atrofiar la formación de los pezones. ¿Amamantaban los hombres prehistóricos a sus jovenzuelos? La ausencia de pruebas sugiere que no. Lo más probable es que nuestros pezones erectables, al no suponer un problema, no fueron eliminados por la selección natural.

 7. Útero masculino

Este útero se crea a partir de los restos de un órgano sexual femenino no desarrollado, y cuelgan del órgano de la próstata del hombre.

Hombre muere por culpa de… ¿cáncer al Útero? Vicente Liew, de Nueva York, es el primer caso documentado de muerte de un paciente de sexo masculino que muere por cáncer de Útero luego de que hace un tiempo tuviera que realizarse un trasplante de riñón que finalmente terminó costándole la vida. Ahora, ¿porqué murió de Cáncer al Útero que nunca ha tenido en su vida? La respuesta es simple, ya que el riñón provenía de una mujer que poseía este problema. Curiosamente, los médicos creyeron imposible que el hombre padeciera de este defecto puesto que no tendría Útero ya que no debían traspasarse las células cancerígenas al nuevo portador del riñón. Finalmente, el hombre falleció por todos los problemas que tuvo, que son síntomas claros, en el caso de las mujeres, de padecer cáncer de útero, que finalmente llevó a las nefastas consecuencias. Su mujer, Kimberly Liew, comenzará acciones legales sobre el centro médico que atendió a su esposo y que finalmente le hizo perder la vida luego de haber hecho un trasplante del que no se conocían posibles problemas porque nunca antes se había dado este tipo de patología. 

8. Músculo palmar

Es un músculo largo y estrecho que recorre desde el codo hasta la múñeca y ya está ausente en el 11% de los humanos. Anteriormente, era importante para colgarse y escalar, ahora lo es más para cirugía reconstructiva de otras partes del cuerpo.

¿CONOCES EL MÚSCULO PALMAR DE TU CUERPO? Por si no lo sabías hay un músculo humano que apenas conocemos – yo no tenía ni idea – y que se llama músculo palmar. Este músculo es largo y estrecho, y recorre el codo hasta la muñeca. Lo que tampoco sabía es que está ausente en el 11% de los humanos modernos. Parece ser que hace muchos, pero que muchos años tuvo su importancia y lo usábamos para colgarnos de los árboles o para escalar. Los cirujanos lo aprovechan hoy en día para emplearlo en cirugía reconstructiva.

9. Tercer párpado

Una membrana común a las aves y a los mamíferos. Protegía el ojo y barría los residuos hacia el exterior. Apenas queda de él un pequeño pliegue en la esquina interior del ojo.

EL TERCER PÁRPADO Si usted mira el parpadeo del gato, usted verá una membrana blanca cruzar su ojo, esto es lo que se llama su tercer párpado. Esto es bastante extraño en mamíferos, pero común en pájaros, reptiles, y peces. Los humanos tienen un remanente (pero sin uso) del tercer párpado (usted puede verlo en la imagen de encima. Se ha hecho bastante pequeño en los humanos, pero algunas poblaciones tienen partes más visibles que otras. Hay sólo una especie conocida de primates que todavía tiene un tercer párpado que funciona y es el Calabar angwantibo (estrechamente relacionado con los lorises) que vive en África Occidental.

10. Costillas del cuello

Un conjunto de costillas cervicales que aparece ya en menos de un 1% de la población (posiblemente restos de la edad de los reptiles). Actualmente provocan problemas nerviosos y arteriales.

Un conjunto de costillas cervicales – posiblemente restos de la edad de los reptiles – aún aparece en menos del 1% de la población. A menudo provocan problemas nerviosos y arteriales.

11. Músculos extrínsecos del pabellón auricular

Son esos pequeños músculos que permiten a algunas personas mover sus orejas y que actualmente no tienen utilidad más allá de presumir de tan extraña cualidad.

Músculos extrínsecos del pabellón auricular Son esos pequeños músculos que permiten a algunas personas mover sus orejas y que actualmente no tienen utilidad más allá de presumir de tan extraña cualidad.

12. Músculo erector del pelo.

Los animales los utilizan para mejorar su capacidad de aislamiento o para intimidar a otros animales. Los humanos hemos conservado esta habilidad (la piel de gallina) aunque sin duda no con los mismos fines.

"CARNE DE GALLINA" A las personas se nos pone la "carne de gallina" cuando tenemos frío, estamos asustados, enfadados, o aterrorizados. A muchas otras criaturas se les pone la "carne de gallina" por la misma razón. En situaciones frías, el pelo creciente atrapa el aire entre el cabello y la piel, creando aislamiento y calor. En respuesta al miedo, la carne de gallina hace a un animal parecer más grande con la esperanza de espantar al enemigo Los humanos hace tiempo que no se benefician de la "carne de gallina", este mecanismo simplemente es una herencia de nuestro pasado cuando no utilizábamos ropa y necesitábamos asustar a nuestros propios enemigos naturales. La selección natural quitó el pelo grueso, pero "olvidó" quitar el mecanismo para controlarlo.

13. Punto de Darwin (o tubérculo)

Un pequeño punto de piel plegada hacia la parte superior de cada oreja y que podría tratarse de una formación más grande que anteriormente ayudaba a captar sonidos distantes.

El punto de Darwin se encuentra en la mayoría de mamíferos y los humanos no somos ninguna excepción. Probablemente es usado para ayudar a concentrar sonidos en animales, pero hace tiempo que no tiene una función en los humanos. Sólo el 10.4 % de la población humana todavía tiene esta señal de sobrante visible de nuestro pasado, pero es posible que un número mucho más grande de la población lleve el gen que lo produce aunque esto no siempre causa que el punto de Darwin aparezca en el oído. El punto (mostrado en la imagen de encima) es un pequeño nódulo grueso en la unión de las secciones superiores y medias del oído.

14. Músculo subclavio

Un pequeño músculo situado bajo el hombro que recorre desde la primera costilla hasta la clavícula y que podría ser útil si aún caminásemos a cuatro patas.

El músculo subclavio ([TA]: Musculus subclavius ) es un músculo cilíndrico que se origina en la unión de la costilla con el primer cartilago costal. Se inserta en la cara inferior de la clavícula. Su función es hacer descender la clavícula y el hombro. También estabiliza la articulación esternoclavicular. Se halla inervado por el nervio del subclavio, que procede del plexo braquial. Es irrigado por la arteria subclavia.

15. Músculo plantar

Un músculo muy útil para otros primates, que lo empleaban para coger objetos con los pies. Actualmente, somos bastante inútiles con ellos.

Músculo plantar A menudo confundido con un nervio por los estudiantes novatos de medicina, este músculo fue útil para otros primates, que lo usaban para agarrar objetos con los pies. Ya ha desaparecido en el 9% de la población humana El músculo plantaris (Plantar) es usado por los animales para agarrar y manipular objetos con sus pies (algo que usted puede observar en los monos que parecen ser capaces de usar tanto sus pies como sus manos).Los humanos tenemos este músculo también, pero actualmente está tan subdesarrollado que a menudo es extirpado por los doctores cuando ellos necesitan el tejido para la reconstrucción en otras partes del cuerpo. El músculo es actualmente tan poco importante en el cuerpo humano que el 9 % de la población nace ahora sin el.

16. Decimotercera costilla

Solo un 8% de la población tiene 14 costillas, al igual que chimpancés y gorilas, un par más que el resto de humanos.

Nuestros parientes más cercanos, los chimpancés y gorilas, cuentan con un juego extra de costillas. La mayoría de nosotros tenemos 12, pero el 8% de los adultos cuentan con un par de más.

17. Vaso deferente masculino

Unos paraovarios en las mujeres que podrían haber sido conductos seminales en los hombres.

Vaso deferente femenino Lo que podría haberse convertido en conductos seminales en los machos, se convierten en paraovarios en las hembras, un grupo de tubos que acaban en vía muerta próximos a los ovarios.

18. Órgano vomeronasal (o de Jacobson)

Unos diminutos hoyos a cada lado del tabique nasal y que podrían ser todo lo que queda de la capacidad de detectar feromonas.

Órgano vomeronasal (o de Jacobson) El órgano de Jacobson es una parte fascinante de la anatomía de los animales y nos dice mucho sobre nuestra propia historia sexual. El órgano está en la nariz y es un órgano olfativo especial que detecta pherormonas (la sustancia química que provoca el deseo sexual, la alarma, o la información sobre rastros de alimentos). Este es el órgano que permite a algunos animales rastrear a otros con fines sexuales y detectar peligros potenciales. Los humanos nacen con el órgano de Jacobson, pero en una época temprana de su desarrollo sus capacidades disminuyen hasta un punto en que éste se inutiliza. En un pasado, los humanos habrían usado este órgano para localizar a sus parejas cuando la comunicación no era posible. Las noches de "ligue", chats y bares actuales han tomado el relevo en el proceso de busca de pareja en los humanos.

19. Músculo piramidal

Un pequeño músculo triangular que se une al hueso púbico. Podría tratarse de una reliquia de la bolsa de los marsupiales.
Músculo piramidal Más del 20% de nosotros carecemos de este diminuto músculo triangular similar a un marsupio que se une al hueso púbico. Podría tratarse de una reliquia de la bolsa de los marsupiales.

20. Senos paranasales.

Cavidades asociadas a la mucosidad que quizás sirvan además para aligerar el peso de la cabeza o calentar y humedecer el aire que respiramos.

Senos paranasales Los senos nasales de nuestros primeros ancestros podrían haber estado ligados a los receptores de olor, que les aportaban un elevado sentido del olfato que les ayudaba a sobrevivir. Nadie sabe por qué retenemos estas cavidades asociadas a la mucosidad, salvo quizás para aligerar el peso de la cabeza y calentar y humedecer el aire que respiramos.

12 curiosidades (algunos trucos) del cuerpo humano, que posiblemente desconozcas. 

1. En caso de que te pique la garganta rascate el oído, ya que al tocar los nervios del oído, se produce un reflejo en la garganta que causa que los músculos sufran un espasmo, así aliviando el picor. 

2. Si escuchas poco en un lugar muy concurrido, trata de escuchar sólo con el oído derecho. Es mejor para escuchar y distinguir a lo lejos y con poco volumen. 

3. Si tienes ganas de orinar, y no tienes dónde hacerlo, piensa en sexo; ya que tu cerebro se entretiene y elimina el estrés de estar aguantando la orina, y pensando en ella. 

4. Tose mientras te inyectan, de esta forma reducirás el dolor, debido a que aumenta la presión en el pecho y en la espina dorsal, inhibiendo los conductores de dolor de la médula. 

5. Para limpiar los mocos de tu nariz con tu lengua, presiona el paladar de forma muy fuerte de un lado a otro, y con un dedo presiona la parte superior de tu nariz, por debajo del entrecejo. Lo que produce es que el moco que no te deja respirar se mueva de adelante hacia atrás. 

6. Si quieres aliviar la acidez, duerme del lado izquierdo de tu cuerpo. Esto crea un ángulo entre el estómago y el esófago logrando que los ácidos no pasen del estómago a tu garganta por gravedad. 

7. Para no tener dolor de muelas agarra hielo y frotarlo por la parte que tiene forma de V, ubicada entre el dedo pulgar y el índice, del lado contrario a la palma de la mano. Esto disminuye el dolor en un 50_, ya que la zona está conectada con los receptores de dolor de la manos y la cara. 

8. Para que disminuir el ardor por quemaduras en una mano, NO es mejor hielo o agua fría. Lo mejor es limpiar inmediatamente la parte dolorida y aplicar presión con un dedo de la mano contraria. Lograrás que vuelva a la temperatura normal y evitarás que aparezca la ampolla. 

9. Para que deje de sangrar tu nariz, poner tu cabeza para atrás es un buen método, pero hace que te ahogues con tu propia sangre. El mejor remedio es poner un trapo o algodón en la punta de la naríz y apretar contra el cartílago. La mayoría de sangrados empiezan ahí, y con un sólo dedo podrás reducir el daño. 

10. Cuando estés nervioso y tu corazón no pare de latir. Pon tu pulgar en tu boca y sopla. El nervio que controla la frecuencia de latidos del corazón se puede controlar con la respiración. 

11. Pídele a alguien que extienda un brazo lateralmente, haciendo 90 grados con su costado. Pon tus dedos sobre su muñeca y empuja para abajo, pidiéndole que aguante. Ahora coloca una caja, o cualquier otra cosa, como un montón de revistas debajo del pie del mismo lado en que está levantando el brazo, creando un desnivel entre ambos pies. Presiona ahora su brazo para abajo y no opondrá resistencia. ¿Qué pasó?. Desviaste su espina dorsal, y el cuerpo interpretó que es vulnerable. Cuando esto pasa, nos rendimos y abandonamos cualquier tipo de resistencia. 

12. Si tienes que estudiar algo para mañana, leelo esta noche. Cualquier cosa que memorices antes del sueño se consolidará como un recuerdo de larga duración. Estoy seguro que la mayoría estudia 10 minutos antes del examen… es más, algunos ni estudian!



Fuentes:

Partes corporales inútiles
De todos modos ¿para qué sirven los senos?

Wikipedia

Vídeo:

Las partes más inútiles del cuerpo humano

1 comentarios:

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More