El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento

“Ahora para encontrar trabajo hace falta un máster. ¿Qué será lo próximo? ¿El Nobel? Entrevista al educador Ken Robinson

Publicado por El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento en Jueves, 21 de julio de 2016

Historia del Universo

Diagrama representativo de la historia del universo.

Para todas las mentes curiosas

con inquietud de conocimiento.

Neuronas

Conexiones sinápticas.

Química

Tabla Periódica de los elementos.

Tecnología

Al alcance de nuestras manos.

Moléculas y el espacio

FRASES DE CIENCIA

jueves, 8 de diciembre de 2016

¿Amigo fiel o parásito? Científicos indagan sobre los orígenes del perro

Por:JAMES GORMAN


Un cráneo canino en el Royal Belgian Institute of Natural Sciences. Los científicos todavía debaten acerca del lugar y del momento exactos en que se originó el vínculo entre humanos y canes. CreditAndrew Testa para The New York Times

OXFORD, Inglaterra — Antes de que los seres humanos ordeñaran vacas, pastorearan cabras o criaran cerdos, antes de que inventaran la agricultura o la escritura, antes de que tuvieran hogares permanentes y, por supuesto, antes de que tuvieran gatos, tuvieron perros.

O los perros tuvieron a los humanos, dependiendo del lugar desde el que se mire la dinámica entre humanos y canes. Pero algunos científicos todavía debaten acerca del lugar y el momento exactos en que se originó ese vínculo. La Universidad de Oxford dirige un nuevo estudio de gran amplitud que cuenta con colaboradores en todo el mundo y del que se espera que pronto ofrezca algunas respuestas.

Los científicos han propuesto diversas opciones sobre los orígenes de los perros. Para empezar, los investigadores están de acuerdo en que evolucionaron a partir de los antiguos lobos. Alguna vez existió entre los científicos la teoría de que un cazador-recolector visionario capturó un lobo cachorro de su madriguera y comenzó a criar lobos cada vez más mansos, así marcó los primeros pasos del largo camino que ha desembocado en las correas y los collares antipulgas. Por supuesto, esta explicación es demasiado simple pero, en esencia, la idea es que las personas se dedicaron a criar lobos para convertirlos en perros. Igual que ahora crían perros para que sean pequeños o grandes, o para ser pastores de ovejas.

La opinión científica prevalente es que esa historia no resiste. Es difícil domesticar un lobo, aunque sea cachorro, así que muchos investigadores consideran que hay muchas más posibilidades de que, en efecto, los perros se hayan inventado a sí mismos.

Imaginemos una manada de lobos antiguos poco tímidos cerca de un grupo de cazadores nómadas. Los lobos consumían los restos de las presas de los cazadores. Evolucionaron cerca de los asentamientos humanos y se volvieron cada vez más mansos, además de producir una descendencia abundante porque era relativamente fácil conseguir comida. Llegado el momento, el lobo se convirtió en ese pillo que no para de mover la cola y ahora llamamos el mejor amigo del hombre.

Algunos investigadores cuestionan que los perros experimenten sentimientos como amor y lealtad. Se preguntan si el comportamiento de los perros se explica como una evolución de su propio instinto. Es más fácil sobrevivir como un parásito que tener que cazar alces. Raymond Coppinger, profesor emérito de biología en Hampshire College, subrayó en su conocido libro “Dogs”, publicado en 2001, que “mejor amigo” no es una “definición ecológica”. Escribió que “el perro doméstico quizá evolucionó para convertirse en un parásito”.

Los investigadores también señalan que de los mil millones de perros que se calcula hay en el mundo, solo una cuarta parte son mascotas. La gran mayoría de los perros corren con toda libertad por los pueblos, encuentran comida entre la basura, esperan que alguien les regale algo y, además, ocasionan decenas de miles de muertes humanas cada año por la rabia.

Suelen ser amistosos, pero no necesariamente los mejores amigos.

Los perros modernos son muy diferentes de los lobos modernos. Comen sin problemas enfrente de las personas, los lobos no. Sus cráneos son más anchos y sus hocicos más cortos. No viven en manada cuando están solos. Algunos científicos se burlan de las estrategias de entrenamiento canino que requieren que el humano se comporte como el líder de la manada.

Los lobos forman parejas estables y los papás lobo ayudan con los pequeños mientras que los perros son totalmente promiscuos y a los machos no les importa su descendencia. Sin embargo, es fácil que perros y lobos se crucen y algunos científicos ni siquiera están convencidos de que sean especies distintas. Este escepticismo es una muestra del debate científico sobre cómo debe definirse una especie o en qué medida la categoría es un hecho de la naturaleza y no una línea arbitraria que pintamos los seres humanos.

Greger Larson, biólogo del departamento de Arqueología de la Universidad de Oxford, espera que una gran base de datos con muestras de ADN antiguo ayude a determinar dónde y cuándo ocurrió la domesticación de los perros. CreditAndrew Testa para The New York Times

Rastrear el origen

Si las divisiones actuales entre las especies son turbias, en el pasado hay mucha más oscuridad. Existe un consenso generalizado entre los científicos sobre las pruebas de que los perros se domesticaron hace unos 15.000 años. Hace 14.000 años, la gente ya enterraba perros, algunas veces junto a seres humanos. Pero algunos biólogos sugieren, a partir de pruebas de ADN y la forma de cráneos antiguos, que los humanos comenzaron a domesticar perros hace más de 30.000 años.

En cuanto al lugar en que ocurrió este proceso, algunos investigadores que estudian el ADN de perros y lobos (en su mayoría de fuentes modernas, aunque sí se tienen fuentes antiguas) han sostenido en años recientes que los perros se originaron en el este de Asia, Mongolia, Siberia, Europa y África.

Uno de los motivos por los que existen diferentes teorías, según Greger Larson, biólogo del departamento de Arqueología de la Universidad de Oxford, es porque la genética de los perros es un enredo. En una entrevista realizada en su oficina en noviembre, enfatizó que la mayoría de las razas de perros se inventaron en el siglo XIX, en lo que él llama “el torbellino de mezclas por el loco frenesí de la cría de perros en la época victoriana europea”.

Esas mezclas, además de la reproducción aleatoria de los propios perros y el cruce con lobos en diferentes momentos de los últimos 15.000 años crearon un “caldo” en la genética de los perros que hace difícil identificar sus ingredientes.

Larson está convencido de que para encontrar la receta es necesario crear una gran base de datos sobre ADN antiguo y combinarla con los datos de la genética canina moderna. Junto con su colega, Keith Dobney, de la Universidad de Aberdeen, convenció a los investigadores más influyentes para que se unieran a un proyecto amplio, con financiamiento de unos 2,5 millones de dólares del Natural Environment Research Council de Inglaterra y el European Research Council, cuyo objetivo es analizar huesos antiguos y su ADN.

Robert Wayne, especialista en biología evolutiva de UCLA que estudia el origen de los perros y es parte de la investigación, indicó que “prácticamente todas las personas que trabajan en el área de genética canina están participando en ese proyecto”.

Para Wayne eso ya supone un triunfo. “Casi todos los grupos tienen una hipótesis diferente acerca del origen”.

Pero Larson convenció a todos de una idea sencilla: cuantos más datos tengan, mientras más cooperen entre sí, mejores serán las respuestas. Su personalidad ha sido un factor esencial para promover el trabajo en equipo, dijo Wayne, quien describió a Larson como “muy desenvuelto y sociable”. Añadió que, además, “ha logrado involucrar a todos”.

Los científicos de museos y universidades que participan en este proyecto han dado acceso a sus colecciones. Así que Larson y su equipo de Oxford han viajado por todo el mundo para recopilar datos, tomar muestras diminutas de huesos y medidas de dientes, mandíbulas y algunas veces cráneos casi completos de perros, lobos y cánidos antiguos y recientes. Casi ha concluido la fase de recopilación, según Larson, que espera tener al final el ADN de unas 1500 muestras, y fotografías y medidas detalladas de varios miles.

Este año comenzarán a publicarse artículos científicos sobre este trabajo en Oxford y otras instituciones.

Larson apuesta por que el proyecto podrá determinar si el proceso de domesticación ocurrió hace unos 15.000 o 30.000 años, y en qué región.

No será la fecha, ubicación geosatelital o nombre del cazador antiguo que quisieran algunos amantes de los perros. Pero será un logro importante en el mundo de la ciencia canina y un punto de referencia en el análisis de ADN antiguo para mostrar evolución, migraciones y descendencia. 

Lo hará de la misma manera de la que estudios del ADN de homínidos antiguos han mostrado la forma en que los humanos de la antigüedad poblaron el globo y se mezclaron con los neandertales.

Pero ¿por qué es importante saber cómo fueron domesticados los perros más allá del interés, o casi obsesión, de muchas personas por sus mascotas?

Porque el nacimiento de los perros puede haber sido un parteaguas.

“Quizá la domesticación del perro dispara de alguna forma un cambio en la forma en que los seres humanos se relacionan e interactúan con su ambiente”, agregó. “No creo que sea disparatado”.

Curiosidad y disposición

Es normal para Larson tratar con puntos de vista que varían mucho. Es estadounidense, pero hace poco se convirtió también en ciudadano británico. Sus padres son estadounidenses y visitaba Estados Unidos con regularidad cuando era niño, pero nació en Baréin y creció en Turquía y Japón, donde sus padres trabajaron como maestros de escuela en bases militares estadounidenses.

Se graduó en Claremont McKenna College en California y recibió su título de doctorado de Oxford. Entre la preparatoria y la universidad pasó un año buscando el cauce de un antiguo río en Turkmenistán y otros dos años estableciendo una empresa de consultoría ambiental en Azerbaiyán. En sus años universitarios mostró interés por la ciencia y cursó estudios ambientales, de economía y política, pero no había decidido qué camino profesional tomar. 

Su carrera se desarrolló a partir de su intensa curiosidad, su habilidad para hacer amigos y su total disposición para aprovechar cada oportunidad.

En una ocasión logró unirse a una excavación arqueológica.

Estaba en Ashgabat, Turkmenistán, y un hombre que le había ayudado a rentar un viejo vehículo soviético para explorar el desierto le comentó que iban a llegar unos occidentales para una excavación. Se las ingenió para conseguir un lugar en uno de los vehículos.

“Creo que todos pensaron que iba con alguien más”, dijo Larson.

Para cuando el grupo se detuvo a descansar y alguien le preguntó quién era, era demasiado tarde para preguntar si en realidad debía estar ahí. “Fui todo un intruso”, aclaró.

Pero podía mover tierra y hablar ruso, y contaba con algunas habilidades adquiridas en la universidad —como los juegos al beber— muy valoradas por las noches. Según relata, tuvo suerte porque los investigadores que iban a la excavación eran “personalidades importantes en la arqueología neolítica británica”. Entre ellos estaba Chris Gosden, el director del departamento de Arqueología Europea en Oxford que más tarde lo invitó a cursar una maestría de un año en la facultad de Arqueología de Oxford. Eso lo condujo al programa de doctorado después de trabajar en Estados Unidos.

La idea del proyecto actual surgió porque se hartó de no encontrar pruebas sobre ADN antiguo en los artículos relacionados con el origen de los perros. Se comunicó en 2011 con el Dr. Dobney, de la Universidad de Aberdeen, y sentenció: “Vamos a concentrarnos en los perros”.

Después de recibir los fondos de Inglaterra, organizó junto con Dobney una conferencia en Aberdeen, Escocia. Reunió a todos los investigadores especializados en el origen de los perros que pudo. Argumentó ante el grupo que, a pesar de que tenían diferentes puntos de vista, a todos les interesaba contar con los mejores datos posibles, independientemente de las conclusiones a las que condujeran.

“Si tenemos que mordernos la lengua, pues nos la morderemos”, reconoció. “Así es la ciencia”.

Un cráneo de 32.000 años

Mietje Germonpré, paleontóloga del Royal Belgian Institute of Natural Sciences, está entre los científicos que participan en el proyecto de los perros. Está entre los muchos autores de un artículo publicado en 2013 en Science que identificaron el cráneo de uno de los primeros perros, de unos 32.000 años de antigüedad, recuperado en una cueva belga en Goyet. Wayne, que trabaja en UCLA, fue autor sénior de ese artículo y Olaf Thalmann, de la Universidad de Turku en Finlandia, fue el primer autor.

En el proyecto sobre perros de Larson suele suceder que, aunque él estuvo en desacuerdo con la mayoría de los hallazgos del artículo —pues sostiene que no había evidencia suficiente para decir que el cráneo de Goyet era un perro—, todos los autores del artículo trabajan en el proyecto grande con él.

En noviembre, en Bruselas, y con el valioso fósil en las manos, Germonpré señaló que el cráneo antiguo era ancho, con dientes apiñonados y hocico corto. Y que todas estas características le indican que no se trata de un lobo.

“A mí me parece que es un perro”, señaló.

Fragmentos de mandíbulas y dientes conservados en el Oxford Museum of Natural History.CreditAndrew Testa para The New York Times


Estudios del ADN mitocondrial, que se transmite solo a través de las hembras, también indicaron que el cráneo no pertenecía a un lobo, según el artículo de 2013.

Germonpré cree que los humanos domesticaron a los perros tiempo antes de que muriera este ejemplar y se inclina a pensar que los humanos los criaron deliberadamente a partir de los lobos.

Tiene otra prueba: la reconstrucción del cráneo de un cánido de unos 30.000 años de antigüedad que se encontró cerca de Predmostí, en la República Checa, con un hueso en la boca. Sostiene que el hueso es parte de la prueba de que se enterró a este animal con cuidado. “Creemos que se colocó ahí deliberadamente”, concluyó.

Pero reconoce que estas afirmaciones son controvertidas y está dispuesta, al igual que el resto de las personas involucradas en la ciencia canina, a tomar el riesgo de dañar los fósiles, si haciéndolo es posible obtener más información del ADN mitocondrial y del nuclear.

Para reducir ese riesgo al mínimo, dialogó con Ardern Hulme-Beaman, investigador posdoctoral en el equipo de Oxford, para decidir juntos dónde cortar. Se acercaba el final de meses de viajes a Rusia, Turquía, Estados Unidos y toda Europa para tomar muestras de cráneos y mandíbulas de cánidos.

Junto con Allowyn Evin, que ahora trabaja para el Centro Nacional de Investigación Científica en Montpellier, Francia, también tomó muchas fotografías de cada mandíbula y cráneo para aplicar morfometría geométrica. Con el software se procesan fotografías detalladas de todos los ángulos y se recrea un modelo en tercera dimensión que puede dar mucha más información acerca de la forma de un hueso que las habituales medidas bidimensionales de largo y ancho.

Germonpré y Hulme-Beaman convinieron en cortar sobre un punto en el interior del cráneo. En el laboratorio, Hulme-Beaman utilizó un pequeño taladro eléctrico con una navaja de corte para retirar una porción del tamaño de un pedazo de nuez picada. Se desprendió un olor acre a quemado, lo cual indicó que el material orgánico estaba intacto dentro del hueso; eso es una buena señal en cuanto a las posibilidades de recuperar ADN.

De regreso en Oxford, los investigadores intentarán utilizar las técnicas más actuales para obtener la mayor cantidad posible de ADN de la muestra. No hay un fragmento de código que diga “lobo” o “perro”, al igual que no hay una sola característica del cráneo que defina una categoría. Lo que intentan establecer los genetistas es cuán diferente es el ADN de un animal con respecto a otro. Al añadir ADN antiguo se tienen muchos más puntos de referencia.

Larson espera poder identificar en algunos lobos antiguos una sección de ADN que se haya transmitido a descendientes más parecidos a los perros y, por último, a los perros modernos. También espera poder identificar cambios en los cráneos o mandíbulas de esos lobos que muestren modificaciones hacia formas más parecidas a los perros, y que eso ayude a establecer un periodo más estrecho para el origen de la domesticación.

La suposición usual sobre los animales domésticos es que el proceso de domesticación y crianza ocurrió de una sola vez. Pero no necesariamente ocurrió así. Larson y Dobney demostraron que a los cerdos se les domesticó en dos ocasiones, una en Anatolia y una en China. Puede haber ocurrido lo mismo con los perros.

Solo el principio

Aunque casi terminaron la recolección de huesos antiguos, Larson todavía se encuentra en negociaciones con investigadores chinos para obtener muestras de esa parte del mundo. Son necesarias. Tiene esperanzas de lograrlo.

Si todo sale bien, declaró Larson, el proyecto publicará un artículo muy importante en el que todos los participantes describirán sus hallazgos generales. Y en los siguientes dos años todos los investigadores seguirán utilizando los datos comunes para continuar con la publicación de sus hallazgos individuales.

No es la única iniciativa en marcha. Wayne, en UCLA, explicó que se estaba formando un grupo en China con el objetivo de secuenciar 10.000 genomas de perros. Tanto él como Larson forman parte de ese grupo.

Larson está emocionado por la cantidad de datos recabados. Todavía no está listo para hablar acerca de las conclusiones de esos datos o cuán significativas serán.

Pero está cada vez más seguro de que encontrarán lo que quieren y que tendrán más posibilidades de responder la espinosa pregunta de en qué momento y en qué lugar el poder despedazador de la mandíbula del lobo dio paso por primera vez a la persuasiva fuerza del toque de la nariz fría del perro.

“Estoy empezando a creerme mi propio cuento”, concluyó.

Vía: The New York Times en Español


Vídeo:

Cosmos y la evolución por selección artificial de los perros

Un extracto del capítulo 2 de "Cosmos, a spacetime odyssey", en el que se explica cómo la selección artificial ha conseguido la evolución de los perros a partir de los lobos. cosmosontv.com

Los perros.

Hace -no mucho- tiempo, los perros no existían. Ahora los hay en todos los tamaños, formas y colores. ¿Cómo sucedió esto?

Los primeros perros eran los que ahora llamamos lobos (no muy diferentes a los actuales). Los grupos de lobos nos acechaban y huían motivados tanto por la curiosidad como el miedo.

El miedo es natural, es cosa de supervivencia. Así como hay humanos capaces de hacer triplesaltos mortales con toda tranquilidad, hay otros con miedo hasta para usar bicicleta. 

Estas pequeñas diferencias (presentes en todas las especies) permitieron a algunos lobos acercarse al humano. Ambos sacaron ventajas de esta cercanía: comida gratis para el domesticado y compañía para el domador, por ejemplo.

El perro es llamado “el mejor amigo del hombre”, es en realidad el primer “amigo” del humano de el que se tenga registro.
Selección natural y selección artificial.
Todos los perros, desde San Bernardos hasta Chihuahuas, descienden del lobo. Suena increíble, pero se le llama selección artificial. Si un perro era pequeño, se le juntaba con otros perros pequeños para compañía de los niños. Los perros grandes acompañaban en tareas de cacería. Así nació la llamada “cruza”.

La selección artificial, nace después también en la cosecha. En méxico, en la era prehispánica, se utilizaba al sembrar las mazorcas con más granos y descartar las más ralas.

Los efectos de la selección artificial son casi inmediatos. La selección natural necesita un poco más de tiempo para su apropiada observación aunque, en ocasiones, más sencilla de explicar.

En la nieve sólo hay osos blancos. Son los que consiguen comer mejor, pues las presas no los detectan acercarse. Los osos no “eligieron” cambiar el color de su pelaje sino que su entorno hacía muy difícil que los osos de color alcanzaran a sus presas. Eso es selección natural.

Cosmos y la evolución por selección artificial de los perros from Guille on Vimeo.

Basándonos en el calendario científico estamos en el año 12,016 de la humanidad

Iceberg


El calendario gregoriano, desarrollado hace más de 400 años, es el calendario más utilizado en el mundo. Utiliza la vida de Jesucristo para definir el año 0. Bueno, en realidad no hay año 0; El calendario va directamente de 1 a. C. a 1 dC, complicando el proceso de cálculo de años. La mayoría de los estudiosos creen que Jesús nació entre los años 6 y 4 antes de Cristo y que murió entre 30 y 36 DC.

Tal vez es hora de un calendario más audaz, que represente la totalidad de la civilización humana.
Pero ¿por dónde empezar? Queremos un calendario que represente la totalidad de la civilización humana, comenzando en el momento en que nos levantamos y comenzamos a dar forma al mundo que nos rodea como ninguna otra especie (en este planeta) ha hecho antes. Como geólogo de formación, la solución de Emiliani fue utilizar el comienzo de la época holocena que comenzó hace aproximadamente 12.000 años, la época geológica en la que estamos ahora. El Holoceno es único porque es coincidente con la historia de la humanidad de la Edad de Piedra y después de la Edad de Piedra. La influencia de los humanos es de extensión mundial y es tan profunda que parece apropiado tener un nombre geológico especial para esto hora, en su calendario propone añadir 10,000 años a nuestro calendario actual y se conoce como calendario holoceno.


Aquí el video de Kurzgesagt – In a Nutshell no olviden activar los subtítulos a español.

Que el 1 de enero suene en el año 12,017, para dejar de regalar más el 80% de la época humana a los años negativos del calendario.

comoponersubtitulos

domingo, 4 de diciembre de 2016

Grandes genios e inventos de la humanidad PARTE 10



Herman Oberth, Wernher Von Braun y el cohete (1/4) (cap.10) Genios e inventos de la humanidad


La historia completa de la tecnología del cohete es muy larga para cubrirla aquí. Entre la I y la II Guerras Mundiales, especialmente en los años 30, hubo activos clubs de entusiastas de los cohetes en Alemania, Estados Unidos, Rusia y otros países. Se diseñaron cohetes experimentales, se probaron, y algunas veces los hicieron volar. Algunos de los experimentos usaban combustible líquido, aunque también se desarrollaron cohetes de combustible sólido. En estos últimos, el combustible se quemaba gradualmente (como en los antiguos cohetes de pólvora), y el contenedor de combustible estaba presurizado, proporcionando el gas caliente directamente hacia la tobera De-Laval. Hermann Oberth


El semillero del estudio y uso de los cohetes fue Alemania, donde Hermann Oberth, un rumano, promovió con pasión la idea de los vuelos espaciales, aún cuando su tesis doctoral "El cohete en el espacio interplanetario" fue rechazado por la Universidad de Heidelberg. Oberth era un miembro antiguo de la "Sociedad par los Viajes Espaciales" (Verein fuer Raumschiffahrt ó VfR) formado en 1927. En 1930 el VfR probó con éxito un motor de combustible líquido con una tobera cónica que desarrollaba un empuje de 70 newtons (unos 10 newtons elevan 1 kg). En 1932 volaban cohetes con motores de 600 newtons.

Herman Oberth, Wernher Von Braun y el cohete: Genios e inventos de la humanidad
 


Robert Watson-Watt y el radar (2/4) (cap.10) Genios e inventos de la humanidad


Sir Robert Alexander Watson-Watt (Brechin, condado de Angus, Escocia, 13 de abril de 1892 - Inverness, 15 de diciembre de 1973) fue un ingeniero y físico británico, considerado erróneamente por algunos (el desarrollo era muy anterior) como el inventor del radar. A pesar de todo, su patente sobre este asunto en 1935, condujo al Reino Unido a instalar la primera red de radar para defensa. Sus investigaciones y su dirección de los proyectos antes y durante la Segunda Guerra Mundial hicieron del radar un instrumento esencial de los aliados para la victoria final.

Robert Watson-Watt y el radar:  Genios e inventos de la humanidad


Townes, Schawlow, Maiman y la técnica láser (3/4) (cap.10)Genios e inventos de la humanidad


La palabra LÁSER es un acrónimo, en inglés, de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, que significa Amplificación de Luz Mediante Emisión Inducida de Radiación.


Todo comenzó en 1916, cuando Albert Einstein estudiaba el comportamiento de los electrones en el interior del átomo. Éstos emiten luz espontáneamente, sin ninguna intervención externa. 

Einstein previó la posibilidad de estimularlos para que emitieran luz de una longitud de onda determinada; pero nadie pensó seriamente en construir un dispositivo basado en el fenómeno en cuestión, hasta principios de los años 50.

La primera propuesta conocida para la amplificación de la emisión estimulada apareció en una solicitud de patente soviética en 1951, presentada por Fabrikant. Sin embargo, no se publicó hasta 1959 y, por consiguiente, no afectó a otros investigadores.

En 1953, Joseph Weber, de la Universidad de Maryland, propuso también la amplificación de la emisión estimulada. Al año siguiente, los rusos Nicolay Basov y Aleksandr Prokhorov escribieron un artículo explorando más a fondo el concepto.

El hecho más significativo en la carrera del láser tuvo lugar en durante la mañana del 26 de abril de 1951. Charles Townes se encontraba en Washington, D.C. para asistir a una reunión de físicos. Estaba interesado en generar ondas cortas para sus investigaciones, algo que no había logrado todavía.

Se despertó temprano, fue a dar un paseo y en un banco del Parque Franklin se le ocurrió la idea para amplificar la emisión estimulada de microondas. Esta revelación tuvo una importancia trascendental para el láser.

Townes formuló el problema como tema para una tesis y se lo ofreció a James Gordon, alumno de la Universidad de Columbia. Tres años más tarde, Townes, Gordon y Herbert habían logrado construir el primer MÁSER, es decir, Amplificación de Microondas por Emisión Estimulada de Radiación.
 
Durante los años siguientes proliferaron los máseres, pero por desgracia se encontraron pocas aplicaciones. Son útiles para amplificar señales que los radioastrónomos reciben del espacio lejano, en comunicaciones satelitales y relojes atómicos de ultra precisión, pero la gama de frecuencias que amplifican es muy limitada para la mayoría de las aplicaciones electrónicas.

Los físicos deseaban ir más allá y comenzaron a investigar otras zonas del espectro electromagnético, en especial las longitudes de onda de la luz infrarroja y visible. Así comenzó la gran carrera en pos del primer láser y empezaron los problemas.

En septiembre de 1957, Townes esbozó un proyecto para la construcción de un "máser óptico" que emitiría luz visible. Él y su viejo amigo Arthur Schawlow desarrollaron un plan para la construcción de un láser.

Gordon Gould era estudiante de la Facultad de Física en la Universidad de Columbia, donde Townes era catedrático. Estaba obsesionado por la idea de construir un artefacto que emitiera luz en lugar de microondas. Aunque no era su alumno, Gould admitió que lo inspiraron algunas ideas de Townes.

Townes, Schawlow, Maiman y la técnica láser:  Genios e inventos de la humanidad


Serguéi Koroliov y el primer satélite en el espacio (4/4) (cap.10) Genios e inventos de la humanidad


Sergéi Pávlovich Koroliov (en ucraniano Сергій Павлович Корольов, en ruso Серге́й Па́влович Королёв, nació el 12 de enero de 1907[1] en Zhytomyr, actualmente Ucrania -- 14 de enero de 1966, Moscú) fue un ingeniero y diseñador de cohetes durante la carrera espacial. Conocido como El Diseñador Jefe, es considerado el equivalente soviético de Wernher von Braun.

Creció en Odesa, actual Ucrania, y se entrenó como diseñador aeronáutico. Sin embargo, destacaría en la organización, integración del diseño y planificación estratégica. Fue capturado durante las purgas estalinistas de 1938 y pasó seis años en un gulag siberiano. Después de su liberación se convirtió en diseñador de cohetes y fue una figura clave en el desarrollo del programa ICBM ruso. Como diseñador principal del programa espacial soviético, supervisó los programas Sputnik y Vostok, y los planes para enviar un hombre a la Luna. Murió repentinamente a la edad de 59 años debido a problemas de salud causados por su dura estancia en el gulag.

Serguéi Koroliov y el primer satélite en el espacio:  Genios e inventos de la humanidad


Programa completo:



Hermann Oberth, Wernher Von Braun y el cohete
Robert Watson-Wratt y el radar 
Townes,Schawlow,Maiman y la técnica láser 
Serguéi Koroliov y el primer satélite en el espacio

Una de las características que diferencian al hombre como ser racional o como "homo sapiens" de los demás seres de la creación, es su capacidad de lograr inventos. Desde los comienzos de la aparición del hombre, éste se ha esforzado por realizar elementos que hagan más fáciles algunas tareas, o que resuelvan problemáticas que se les presentaban y a las que había que buscarles una solución.

Los primeros inventos fueron elementos realizados en piedra, toscos y rústicos, los que fueron evolucionando a través de los tiempos. La invención más grande -según mi punto de vista- que ha logrado el hombre desde sus comienzos, antes de la documentación histórica, es el sistema de signos para comunicarse: el lenguaje.

La mente humana fue capaz de inventar un código para comunicarse con sus semejantes, y a la vez, de lograr en esa máquina que es el cerebro del hombre, recibir el mensaje y decodificarlo. Este invento en el que interviene el proceso mental, pues es allí donde se genera, es el máximo exponente de lo que nos diferencia de los animales.

Entre los grandes científicos e inventores se podrían citar, a riesgo de olvidar a algún famoso investigador, a Fleming, Curie, Bell, Edison, Gutemberg, Franklin, Newton, Ramón y Cajal, Einstein y muchos más, pero uno de los pioneros de todos los inventos modernos fue el gran Leonardo Da Vinci; y su importancia no está tanto en sus invenciones de un confuso helicóptero o un boceto de submarino que quizás no se hubiera sumergido; sino que Leonardo es grande porque inauguró la metodología de la ciencia moderna, y en este sentido es el pionero de todas las invenciones hechas después de él.

Él enseñó que a la naturaleza debe mirársela sistemáticamente y debe ser investigada con ojos curiosos, porque "la sabiduría es hija de la experiencia" y el hombre puede modificar las cosas a través de la proyección y creación de instrumentos mecánicos.
                                      

Grandes genios e inventos de la humanidad PARTE 9




Samuel Morse y el telégrafo (1/4) (cap.9) Genios e inventos de la humanidad



Samuel Morse (Boston, Massachusetts, Estados Unidos, 27 de abril de 1791 -- Nueva York, 2 de abril de 1872), fue un inventor y pintor estadounidense, conocido por haber inventado el telégrafo. El 24 de mayo de 1844, Morse transmitió el mensaje que se haría tan famoso: "Qué nos ha forjado Dios" (traducción literal) o también: "Lo que Dios ha creado"("What hath God wrought", una cita bíblica, Números 23:23) desde la Corte Suprema de los Estados Unidos en Washington, D.C. a su asistente, Alfred Vail, en Baltimore, Maryland. A pesar de lo notable de su trabajo, Morse debió enfrentarse a la oposición de supersticiosos que culpaban a su invento de todos los males.[cita requerida] Además, el invento estaba siendo desarrollado simultáneamente en otros países y por otros científicos, por lo que Morse se vio envuelto en largos litigios para obtener los derechos de su sistema. Estos derechos le fueron finalmente reconocidos en 1854 por la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Con su invento, Morse ganó una gran fortuna con la que compró una extensa propiedad, y en sus últimos años se dedicó a hacer obras filantrópicas, aportando sumas considerables a escuelas como Vassar College y la Universidad de Yale además de otras asociaciones misioneras y de caridad.

Samuel Morse y el telégrafo:  Genios e inventos de la humanidad




El teléfono de Philipp Reis, Alexander Graham Bell (2/4) (cap.9) Genios e inventos de la humanidad



Alexander Graham Bell (Edimburgo, Escocia, Reino Unido, 3 de marzo de 1847 -- Beinn Bhreagh, Canadá, 2 de agosto de 1922) fue un científico, inventor y logopeda británico. Contribuyó al desarrollo de las telecomunicaciones y la tecnología de la aviación. Su padre, abuelo y hermano estuvieron asociados con el trabajo en locución y discurso (su madre y su esposa eran sordas), lo que influyó profundamente en el trabajo de Bell, su investigación en la escucha y el habla. Esto le movió a experimentar con aparatos para el oído.[1] [2] Sus investigaciones le llevaron a intentar conseguir la patente del teléfono en América, obteniéndola en 1876,[3] aunque el aparato ya había sido desarrollado anteriormente por Antonio Meucci, siendo éste reconocido como su inventor el 11 de junio de 2002.

Muchos otros inventos marcaron la vida de Bell; entre ellos, la construcción del hidroala y los estudios en aeronáutica. En 1888, Alexander Graham Bell fue uno de los fundadores de la National Geographic Society. Además, el 7 de enero de 1898, asumió la presidencia de dicha institución.

El teléfono de Philipp Reis, Alexander Graham Bell: Genios e inventos de la humanidad
 




La bombilla de Thomas Edison (3/4) (cap.9) Genios e inventos de la humanidad



Thomas Alva Edison (11 de febrero de 1847 -- 18 de octubre de 1931) fue un empresario y un prolífico inventor que patentó más de mil inventos (durante su vida adulta un invento cada quince días) y contribuyó a darle, tanto a Estados Unidos como a Europa, los perfiles tecnológicos del mundo contemporáneo: las industrias eléctricas, un sistema telefónico viable, el fonógrafo, las películas, etc. En abril de 1879, Edison abordó las investigaciones sobre la luz eléctrica. La competencia era muy enconada y varios laboratorios habían patentado ya sus lámparas. El problema consistía en encontrar un material capaz de mantener una bombilla encendida largo tiempo. Después de probar diversos elementos con resultados negativos, Edison encontró por fin el filamento de bambú carbonizado. Inmediatamente adquirió grandes cantidades de bambú y, haciendo gala de su pragmatismo, instaló un taller para fabricar él mismo las bombillas. Luego, para demostrar que el alumbrado eléctrico era más económico que el de gas, empezó a vender sus lámparas a cuarenta centavos, aunque a él fabricarlas le costase más de un dólar; su objetivo era hacer que aumentase la demanda para poder producirlas en grandes cantidades y rebajar los costes por unidad. En poco tiempo consiguió que cada bombilla le costase treinta y siete centavos: el negocio empezó a marchar como la seda



La bombilla de Thomas Edison:  Genios e inventos de la humanidad
 





Guglielmo Marconi y la Radiotelegrafía (4/4) (cap.9) Genios e inventos de la humanidad



Guglielmo Marconi, (n. Bolonia, 25 de abril de 1874 - † Roma, 20 de julio de 1937) fue un ingeniero eléctrico italiano y ganador del Premio Nobel de Física en 1909, conocido por el desarrollo de un sistema de telegrafía sin hilos (T.S.H.) o radiotelegrafía. También fue presidente de la Academia d'Italia. Segundo hijo de Giuseppe Marconi, terrateniente italiano, y su esposa de origen irlandés Annie Jameson, estudió en la Universidad de Bolonia, fue entonces donde llevó a cabo los primeros experimentos acerca del empleo de ondas electromagnéticas para la comunicación telegráfica. En 1896 los resultados de estos experimentos fueron aplicados en Gran Bretaña, entre Penarth y Weston, y en 1898 en el arsenal naval italiano de La Spezia. A petición del gobierno de Francia, en 1899 hizo una demostración práctica de sus descubrimientos, estableciendo comunicaciones inalámbricas a través del canal de la Mancha, entre Dover y Wimereux.

La primera patente de la radio, aunque en un solo país - el 2 de julio de 1897 en el Reino Unido, lo que le ha acreditado habitualmente como el padre de la radio y de las telecomunicaciones inalámbricas. En años posteriores dicha paternidad fue disputada por varias personas. De hecho, otros países, tales como Francia o Rusia rechazaron reconocer la patente por dicha invención, refiriéndose a las publicaciones de Alexander Popov publicadas anteriormente.Tesla había inventado un dispositivo similar al menos 15 años antes que él. En la década de los cuarenta el Tribunal Supremo de los Estados de Unidos dictaminó que la patente relativa a la radio era legítimamente propiedad de Tesla, reconociéndolo de forma legal como inventor de ésta, si bien esto no trascendió a la opinión pública, que sigue considerando a Marconi como su inventor. En todo caso, fue Marconi quien desarrolló comercialmente la radio.

Guglielmo Marconi y la Radiotelegrafía: Genios e inventos de la humanidad



Programa completo:

1] Samuel Morse y el telégrafo
2] El Teléfono de Alexander G Bell
3] La Bombilla de Thomas A Edison
4] Guglielmo Marconi y la Radio telegrafía

Una de las características que diferencian al hombre como ser racional o como "homo sapiens" de los demás seres de la creación, es su capacidad de lograr inventos. Desde los comienzos de la aparición del hombre, éste se ha esforzado por realizar elementos que hagan más fáciles algunas tareas, o que resuelvan problemáticas que se les presentaban y a las que había que buscarles una solución.

Los primeros inventos fueron elementos realizados en piedra, toscos y rústicos, los que fueron evolucionando a través de los tiempos. La invención más grande -según mi punto de vista- que ha logrado el hombre desde sus comienzos, antes de la documentación histórica, es el sistema de signos para comunicarse: el lenguaje.

La mente humana fue capaz de inventar un código para comunicarse con sus semejantes, y a la vez, de lograr en esa máquina que es el cerebro del hombre, recibir el mensaje y decodificarlo. Este invento en el que interviene el proceso mental, pues es allí donde se genera, es el máximo exponente de lo que nos diferencia de los animales.

Entre los grandes científicos e inventores se podrían citar, a riesgo de olvidar a algún famoso investigador, a Fleming, Curie, Bell, Edison, Gutemberg, Franklin, Newton, Ramón y Cajal, Einstein y muchos más, pero uno de los pioneros de todos los inventos modernos fue el gran Leonardo Da Vinci; y su importancia no está tanto en sus invenciones de un confuso helicóptero o un boceto de submarino que quizás no se hubiera sumergido; sino que Leonardo es grande porque inauguró la metodología de la ciencia moderna, y en este sentido es el pionero de todas las invenciones hechas después de él.

Él enseñó que a la naturaleza debe mirársela sistemáticamente y debe ser investigada con ojos curiosos, porque "la sabiduría es hija de la experiencia" y el hombre puede modificar las cosas a través de la proyección y creación de instrumentos mecánicos.
<<SIGUIENTE>>

Grandes genios e inventos de la humanidad PARTE 8






La fotografía de Louis Daguerre(1/4) (cap.8) Genios e inventos de la humanidad



Louis Daguerre, más conocido como Louis Jacques Mandé Daguerre (1787-1851), fue el primer divulgador de la fotografía.

Era pintor y decorador teatral. Nació en Cormeilles-en-Parisis, Valle del Oise el 18 de noviembre de 1787 y murió el 10 de julio de 1851 en Bry-sur-Marne, Valle del Marne.Louis Daguerre (1787-1851), artista que inventó el proceso de fotografía. Fue uno de los personajes a los cuales la historia de la fotografía debe su propia existencia. Daguerre fue el inventor del Diorama, aparato que desarrollaba los fundamentos técnicos de la cámara oscura creando impresión de tridimensionalidad. Posteriormente, mantuvo con Niepce una sociedad para lograr el perfeccionamiento del heliógrafo. El descubrimiento del fijador, que Daguerre buscó a partir de entonces, recuerda bastante a la historia de Newton y su manzana. Al retirar una placa expuesta en su armario de química, varios días después descubrió que se había revelado la imagen latente por causa del vapor de mercurio que se había desprendido de un termómetro roto. Dos años después, en 1837, Daguerre logró desarrollar un método para fijar las imágenes de manera más permanente por medio de una solución de sal común y decidió designar al invento con el nombre de "Daguerrotipo".

Gracias a la intercesión del astrónomo y físico Dominique Arago el gobierno francés subvencionó alguno de los experimentos de Daguerre. El perfeccionamiento se logró por medio de una placa de plata que se sensibilizaba con vapor de yodo, con lo cual se formaba una capa de yoduro de plata. Esta placa se exponía ante la cámara y la imagen latente se revelaba con vapor de mercurio. El mercurio se adhería a las zonas de yoduro de plata que habían sido afectadas por la luz. A continuación se fijaba con hiposulfito de sodio y se secaba con calor. Para proteger la superficie del mercurio y evitar la oxidación de la plata se protegía la imagen con un cristal.

El 19 de agosto de 1839, Daguerre hacía la presentación pública de la imagen fotográfica y su proceso ante la Academia de Ciencias de París.

La fotografía de Louis Daguerre: Genios e inventos de la humanidad



El fonógrafo de Thomas Alva Edison (2/4) (cap.8) Genios e inventos de la humanidad



Thomas Alva Edison anunció la invención de su primer fonógrafo, la primera pieza interpretada fue:"Mary had a little lamb" ("Mary tuvo un corderito") el 21 de noviembre de 1877, mostró el dispositivo por primera vez el 29 de noviembre de ese mismo año y lo patentó el 19 de febrero de 1878.[4]

El fonógrafo utiliza un sistema de grabación mecánica analógica en el cual las ondas sonoras son transformadas en vibraciones mecánicas mediante un transductor acústico-mecánico. Estas vibraciones mueven un estilete que labra un surco helicoidal sobre un cilindro de fonógrafo. Para reproducir el sonido se invierte el proceso.

Al principio se utilizaron cilindros de cartón recubiertos de estaño, más tarde de cartón parafinado y, finalmente, de cera sólida. El cilindro de cera, de mayor calidad y durabilidad, se comercializó desde 1889, un año después de que apareciera el gramófono.

El 2 de diciembre de 1889 un representante de la casa Edison, Theo Wangeman, grabó una interpretación del celebérrimo compositor Johannes Brahms. Se trataba de un segmento de las Danzas Húngaras en una versión para piano solo. Esta grabación aún se conserva, pero su calidad es pésima.

El fonógrafo de Thomas Alva Edison:  Genios e inventos de la humanidad


El cinematógrafo de los hermanos Lumière (3/4) (cap.8) Genios e inventos de la humanidad



Auguste Lumière (Auguste Marie Louis Nicolas Lumière) (* Besançon, 19 de octubre de 1862 - † Lyon, 10 de abril de 1954, 92 años) y Louis Lumière (Louis Jean Lumière) (* Besançon, 5 de octubre de 1864 - † Bandol, 6 de junio de 1948, 84 años) fueron los inventores del proyector cinematográfico. Ambos nacieron en Besançon, Francia, pero crecieron en Lyon. Su padre, Antoine Lumière, tenía un taller fotográfico y ambos hermanos trabajaban con él, Louis como físico y Auguste como administrador. Louis hizo algunas mejoras en el proceso de fotografías estáticas.

A partir de 1892 los hermanos empezaron a trabajar en la posibilidad de imágenes en movimiento. Patentaron un número significativo de procesos notables.

Crearon un aparato que servía como cámara y como proyector: el cinematógrafo, que se basaba en la persistencia retiniana de imágenes en el ojo humano. Ellos cargaban las piezas de la cámara filmadora en un cajón para su traslado.

El cinematógrafo fue patentado el 13 de febrero de 1894. Así, en el verano de 1894, los hermanos Louis y Auguste Lumière tenían a punto la cámara que servía tanto como tomavistas o como proyector, y con ella llevaron a cabo su primera filmación ese otoño. El 28 de marzo de 1895 fue mostrada en París en una sesión de la Société d'Encouragement à l'Industrie Nacional la conocida La sortie des ouvriers des usines Lumière à Lyon Monplaisir («Salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon Monplaisir»), rodada tres días antes.

Tras diversas presentaciones en sociedades científicas, en la Universidad de la Sorbona, en Bruselas y otros lugares, se procedió a su explotación en la primera sesión exhibida para un público comercial, como primer espectáculo de pago el 28 de diciembre de 1895 en París, en el Salon Indien del Grand Café, en el Boulevard des Capucines, donde se proyectaron varias cintas entre las que destacaban, aparte de la ya citada Salida de la fábrica Lumière, otras como Llegada de un tren a la estación de la Ciotat o El desayuno del bebé, e incluía la primera película de ficción: El regador regado. Así, con este catálogo, el cine comenzó su historia a modo de documental, como testigo objetivo de la vida cotidiana.

Los hermanos pensaban que «el cine es una invención sin ningún futuro», utilizable sólo para el ámbito de la intimidad. No obstante, aprovecharon todo lo que el nuevo invento les ofreció para generar riqueza y montar un negocio rentable. Los Lumière enviaban un cinematógrafo y un operador allá donde era requerido, por ejemplo a la Coronación del zar Nicolás, etc. Con estas cintas rodadas en los lugares más exóticos del planeta surge el montaje.

Su posición económica y el interés que mostraban hacia la ciencia les hizo menospreciar las posibilidades comerciales de su invento, por lo que finalmente abandonaron la producción cinematográfica.
En 1903 patentaron un proceso para realizar fotografías en color, el Autochrome Lumière, lanzado al mercado en 1907.

Actualmente su cámara esta en el museo de cine de París, con la de George Méliès.

El cinematógrafo de los hermanos Lumière:  Genios e inventos de la humanidad


Nipkow, Baird, Zworykin y la invención de la televisión (4/4) (cap.8) Genios e inventos



El estudiante alemán Paul Nipkow desarrolló y patentó el primer sistema de televisión electromecánico en 1884. El disco de Nipkow está reconocido como el primer rasterizador de imagen de televisión. De todos modos, no fue hasta 1907 cuando el desarrollo de la tecnología de tubos de amplificación hizo el diseño practicable. Mientras tanto, Constantin Perskyi acuñó la palabra «televisión» en el texto leído en el Congreso Internacional de Electricidad durante la Feria Internacional de París el 25 de agosto de 1900. El texto de Perskyi revisaba las tecnologías electromagnéticas existentes, mencionando el trabajo de Nipkow y otros.

En 1911, Boris Rosing y su estudiante Vladimir Kosma Zworykin crearon un sistema de televisión que realizaba el barrido mediante un espejo-tambor para transmitir, en palabras de Zworykin, «imágenes muy crudas» a través del tubo electrónico Braun (tubo de rayos catódicos) en el receptor. El movimiento de las imágenes no era posible porque en el escaneado «la sensibilidad no era suficiente y la célula de selenio se retrasaba». Tiempo después, Zworykin se fue a trabajar con RCA para construir una televisión puramente electrónica, cuyo diseño fue acusado varias veces de violar las patentes de Philo Taylor Farnsworth. La solución decisiva, "la de una televisión operando sobre las bases de una emisión de electrones continua con acumulación y almacenaje de electrones secundarios lanzados durante todo el ciclo de escaneado", fue descrita por primera vez por el inventor húngaro Kálmán Tihanyi en 1926, con una versión refinada que patentó en 1928.

El 25 de marzo de 1925, el inventor escocés John Logie Baird ofreció una demostración de la silueta de una imagen televisada en el Selfridge's Department Store en Londres. Pero como la televisión se definía como la transmisión de imágenes vivas, en movimiento y con tonalidad, y no simplemente siluetas, Baird archivó su proyecto en privado el 2 de octubre de 1925. Después, Baird ofreció la primera demostración pública del funcionamiento de un sistema de televisión a los miembros de la Royal Institution y a un periodista el 26 de enero de 1926 en su laboratorio de Londres. Al contrario que los anteriores sistemas electrónicos con varios cientos de líneas de resolución, la imagen escaneada verticalmente por Baird, usando una disco equipado con una doble espiral de lentes, tenía sólo 30 líneas, justo las suficientes para reproducir una cara humana reconocible. En 1927, Baird transmitió una señal 438 millas a través de una línea de teléfono entre Londres y Glasgow.


En 1928, la empresa de Baird (Baird Television Development Company / Cinema Televisión) consiguió la primera señal de televisión transatlántica entre Londres y Nueva York. 


Curiosidad: La cámara de televisión del Apolo XI que permitió ver en tiempo real los primeros pasos sobre la superficie lunar era de barrido mecánico, como el disco de Nipkow, debido a su insensibilidad a los campos magnéticos.

Nipkow, Baird, Zworykin y la invención de la televisión: Genios e inventos


Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More