El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento

“Ahora para encontrar trabajo hace falta un máster. ¿Qué será lo próximo? ¿El Nobel? Entrevista al educador Ken Robinson

Publicado por El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento en Jueves, 21 de julio de 2016

FRASES DE CIENCIA

jueves, 29 de diciembre de 2011

Ratas compasivas

Autor: Pablo Herreros


Las ratas y ratones gozan de muy mala fama en nuestra sociedad debido a que en varios periodos de la historia han sido las responsables de transmitir diversas enfermedades mortales a la población humana. De hecho, es la especie con la que más pruebas de laboratorio se hacen y con la cual menos reparos éticos se tienen a la hora de experimentar. Pues bien, puede que haya llegado el momento de cambiar el modo en que vemos y tratamos a estos pequeños roedores. Un estudio realizado por Inbal Ben-Ami Bartal, psicóloga de la Universidad de Chicago, revela que las ratas muestran empatía por sus compañeras cuando estas se encuentran encerradas.

ratas 1
Un ratón mascota (imagen: ressaure / Flickr).

Ya sabíamos desde hace tiempo que las ratas mostraban signos de poseer mecanismos básicos que son necesarios para el desarrollo de la empatía, como por ejemplo el contagio emocional. Lo que nunca se había podido probar es hasta qué punto son capaces de ponerse en el lugar del otro individuo y manifestar un rasgo muy característico de esta capacidad en los primates humanos y no humanos como es la preocupación empática o respuesta emocional provocada por la percepción de un semejante en una situación de angustia.

El equipo de investigación quería poner a prueba esta capacidad en las ratas y registró los comportamientos que mostraban cuando se encontraban ante la presencia de una compañera encerrada en un tubo de plástico transparente y, posteriormente, los compararon con los que mostraban cuando el tubo estaba vacío o contenía un objeto inanimado.

Vídeo explicativo del experimento llevado a cabo por el equipo de Inbal Ben-Ami Bartal.


Antes de comenzar el experimento, las ratas fueron colocadas por pares durante dos semanas y luego se las expuso a las tres condiciones. En un primer momento, las grabaciones muestran cómo las ratas se comportan de una manera más agitada cuando la compañera está encerrada y exploran el tubo desesperadamente, lo que puede atribuirse al mencionado contagio emocional. Poco después, se concentraron en la parte donde se localizaba el pestillo que abría el recipiente.

Lo increíble fue que, tras varios intentos, las ratas aprendieron a abrir los tubos y así liberar a sus compañeras de manera inmediata, lo que no hacían cuando el tubo contenía un juguete o estaba vacío. En los primeros logros, el encuentro se sucedía de episodios de juego y signos de excitación; algo que disminuyó en liberaciones posteriores. Un dato adicional interesante es que las hembras parecían más motivadas para liberar a las compañeras, ya que lo hacían con mayor frecuencia que los machos.

Bartal concluye que estos resultados demuestran que las ratas se comportan de manera prosocial con otros miembros de su especie, a diferencia de estudios anteriores en los que se probaba lo contrario. Aunque declara ser consciente de que algunos colegas pueden atribuir estas conductas a la curiosidad, el artículo concluye aportando datos de que este fenómeno continúa después de un mes, momento a partir del cual se cree que la curiosidad de las ratas desciende, por lo que esta hipótesis queda invalidada. La interpretación más acertada puede encontrarse en el hecho de que las ratas trataban de frenar una actividad que les era angustiosa en términos emocionales, lo que sin duda nos obliga a replantearnos cómo vemos a estos animales con tan mala prensa.

Imágenes de los ratones protagonistas del experimento del equipo de Inbal Ben-Ami Bartal

Fuente: SomosPrimates
.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More