El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento

“Ahora para encontrar trabajo hace falta un máster. ¿Qué será lo próximo? ¿El Nobel? Entrevista al educador Ken Robinson

Publicado por El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento en Jueves, 21 de julio de 2016

FRASES DE CIENCIA

sábado, 24 de septiembre de 2011

El defensor de las bacterias

¡Pobres bacterias! Qué habrán hecho para que las maltratemos con antisépticos, desinfectantes, antibióticos y otras armas por el estilo cuando lo cierto es que no se merecen la mala fama que tienen.
Bien mirado, somos un saco de bacterias. Por cada célula de su cuerpo usted lleva siempre consigo una media de 10 bacterias. Las decenas de billones de células humanas están en franca minoría frente a los centenares de billones de bacterias que colonizan cada centímetro cuadrado de su piel, sus ojos, su boca, su nariz o su intestino. Abultan menos por el simple hecho de que son mucho más pequeñas que las células humanas.
Como seres vivos, somos producto de la íntima colaboración entre células humanas y bacterias. Ni nuestro complejo organismo puede vivir sin las bacterias, ni muchas bacterias pueden vivir fuera de nuestro organismo.
Cuando la comunidad bacteriana de nuestro intestino se deteriora por un prolongado tratamiento con antibióticos, por la ingestión de alimentos contaminados o por estrés, el equilibrio entre bacterias beneficiosas y patógenas se altera y aparecen molestias: diarrea, dolor de estómago, etc.
Si sacamos a las bacterias del cómodo, templado y húmedo ambiente en el que viven dentro de nosotros, la mayoría mueren. Los investigadores han intentado extraer, para su estudio, las distintas especies de bacterias que viven en el intestino pero, aunque las intentan mantener en condiciones ideales para su desarrollo, tan sólo han logrado que prospere un uno por ciento.
Sin bacterias no podríamos digerir totalmente los alimentos, no podríamos disponer de sustancias útiles para el metabolismo -un buen ejemplo es la beta-alanina que protege a los músculos contra el envejecimiento-, nos faltarían vitaminas esenciales y nuestro sistema de defensa tendría mucho más trabajo porque las propias bacterias nos defienden de sus congéneres menos recomendables.
Por supuesto, entre las bacterias hay de todo: microorganismos que proporcionan beneficios a cambio de vivir en un ambiente seguro, agradable y con alimento en abundancia, enemigos declarados y bacterias que sólo son perjudiciales cuando, en determinadas condiciones, predominan por encima de otras especies.
Lo dicho, tienen una fama inmerecida y Ulises ha decidido ser su abogado defensor. (Escuchar a Ulises). Bajar Archivo de  Audio Aqui

Fuente: 
 Ulises y la Ciencia

El Abuso de Antibióticos


No sólo en medicina asistimos a un abuso de antibióticos sino también en la alimentación de aquellos animales de los que a su vez nos alimentamos.

A principios de siglo las enfermedades causadas por bacterias era una de las principales causas de muerte: la neumonía y la tuberculosis diezmaban la población, gracias al descubrimiento de los antibióticos pudieron salvarse muchas personas.
Actualmente, el abuso de antibióticos tanto en medicina, como en la agricultura, la ganadería, la cría de aves, etc. está poniendo en peligro nuevamente la salud mundial.
El abuso de Antibióticos está motivada muchas veces por demanda del propio paciente y el profesional responde con una medicación que, en el 50% de los casos es inadecuada.
Para quelos Antibióticos sean realmente eficaces es aconsejable realizar previamente un análisis denominado "antibiograma" donde se pone en contacto el germen con el antibiótico y se determina cual es el más aconsejable.
Pero esto no siempre se realiza debido al tiempo que requiere; por eso se medica con los antibióticos de "última generación", del de último desarrollo, el más potente, olvidándonos que los antibióticos actúan sobre todos los gérmenes tanto sobre los culpables de la infección como sobre aquellos gérmenes "buenos" que defienden el organismo, estos últimos también son atacados, sobre todo los del intestino grueso, que cumplen múltiples funciones nutricionales.
Pero no sólo en medicina asistimos a un abuso de antibióticos sino también en la alimentación de aquellos animales que sirven en nuestros platos: la utilización de pequeñas cantidades de antibióticos por los criadores de ganado, aves y porcinos es una práctica frecuente.
Los antibióticos como la penicilina, la eritromicina, la tetraciclina se pueden comprar sin necesidad de indicación profesional: para el criador significa un ahorro ya que evita la presencia de epidemias que diezmaría su producción, pero no tienen en cuenta la aparición de resistencia, no sólo para esos antibióticos sino también para otros.
A ese fenómeno se llama Resistencia Cruzada, la resistencia a un antibiótico se generaliza hacia los otros.
Deberíamos reglamentar la utilización de los antibióticos, no utilizarlos inútilmente; informar a los pacientes que los antibióticos no actúan en caso de enfermedades virales; prohibir su utilización en la alimentación de todos los animales, ya que este método realmente compromete la eficacia de los antibióticos en las enfermedades humanas.

No abuse de los desinfectantes, principalmente en la desinfeccion hospitalaria



Los desinfectantes se pueden utilizar tanto para los hogares, como para la desinfección hospitalaria en la eliminación  de bacterias.


Esta herramienta de limpieza podría causar resistencia de estas bacterias a los antibióticos y a los mismos desinfectantes. Eso concluyo una investigación científica realizada en Irlanda.Los investigadores irlandeses pusieron desinfectante en cultivos de laboratorio de la Pseudomona aeruginosa. Notaron que las bacterias que lograron sobrevivir comenzaron a ser resistentes a este desinfectante, ya que no murieron en sucesivas aplicaciones de este agente.También se volvieron inmunes a un antibiótico llamado ciprofloxacina, aunque ninguna de ellas había sido expuesta a el.Gerard Fleming, el principal autor del estudio, sostuvo que "si los desinfectantes se diluyen incorrectamente y se dejan en las superficies de los hospitales, estos residuos pueden promover el crecimiento de bacterias resistentes a los desinfectantes. 

Pero nos preocupa aun mas que estas bacterias también se vuelvan inmunes a antibióticos a los que nunca fueron expuestas".

Todo sobre las bacterias 


Documental Antibioticos revolucion medica - El nacimiento de un imperio By Vallester


A pesar de que los potentes compuestos antibióticos para el tratamiento de enfermedades humanas causadas por bacterias, tales como la tuberculosis, peste bubónica o la lepra, no se aislaron e identificaron hasta el siglo XX, el uso más remoto de los antibióticos tuvo lugar en China, hace más de 2.500 años. Se sabía en ese entonces que la aplicación de la cuajada mohosa de la soya sobre ciertas infecciones traía beneficios terapéuticos aclamados en un ámbito sociocultural.

Muchas otras culturas antiguas, entre ellos los antiguos egipcios y griegos usaban moho y ciertas plantas para el tratamiento de infecciones, debido a la producción de sustancias antibióticas en estos organismos, un fenómeno conocido como antibiosis. 



El principio de antibiosis fue descrito en 1877 cuando Louis Pasteur y Robert Koch observaron que un bacilo en el aire podía inhibir el crecimiento de la bacteria Bacillus anthracis.

El primer antibiótico descubierto fue la penicilina, en 1897 por Ernest Duchesne, en Francia, cuando describió las propiedades antibióticas de la especie Penicillium, aunque su trabajo pasó sin mucha atención por la comunidad científica. 



La investigación en el campo de la terapéutica antibiótica moderna comenzó en Alemania con el desarrollo del antibiótico de corto espectro Salvarsan por Paul Ehrlich en 1909.


Ese descubrimiento permitió el tratamiento efectivo de la sífilis, un amplio problema de salud pública en esa época.10 Ese medicamento, efectivo también para combatir otras infecciones por espiroquetas, ya no se emplea en el presente.

Luego, Alexander Fleming (1881-1955) un médico británico, estaba cultivando una bacteria (Staphylococcus aureus) en un plato de agar, el cual fue contaminado accidentalmente por hongos.

Luego él advirtió que el medio de cultivo alrededor del moho estaba libre de bacterias, sorprendido comenzó a investigar el porqué. 


Él había trabajado previamente en las propiedades antibacterianas de la lisozima, y por ello pudo hacer una interpretación correcta de lo que vio: que el hongo estaba secretando algo que inhibía el crecimiento de la bacteria. 


Aunque no pudo purificar el material obtenido (el anillo principal de la molécula no era estable frente a los métodos de purificación que utilizó), informó del descubrimiento en la literatura científica. 


Debido a que el hongo era del género Penicillium (Penicillium notatum), denominó al producto Penicilina.

Más de 10 años después, Ernst Chain y Howard Walter Florey se interesaron en el trabajo de Fleming y produjeron una forma purificada de la penicilina, los primeros en utilizar la penicilina en seres humanos.



Los tres investigadores compartieron el premio Nobel de Medicina en 1945. En 1939, Rene Dubos aisló la gramicidina, uno de los primeros antibióticos usados fabricados comercialmente e indicado en el tratamiento de heridas y úlceras. 


Debido a la necesidad imperiosa de tratar las infecciones provocadas por heridas durante la II Guerra Mundial, se invirtieron muchos recursos en investigar y purificar la penicilina, y un equipo liderado por Howard Florey tuvo éxito en producir grandes cantidades del principio activo puro en 1940. Los antibióticos pronto se hicieron de uso generalizado desde el año 1943.


En marzo de 2000, médicos del hospital San Juan de Dios de San José (Costa Rica) publicaron manuscritos del Dr. Clodomiro Picado, que explican las experiencias de él entre 1915 y 1927 acerca de la acción inhibitoria de los hongos del género "Penicillium sp" en el crecimiento de estafilococos y estreptococos (bacterias causantes de una serie de infecciones), motivo por el cual es reconocido como uno de los precursores del antibiótico penicilina, descubierta por Fleming en 1928. El informe con los resultados de los tratamientos realizados con la penicilina por el Dr. Picado fueron publicados por la Sociedad de Biología de París en 1927.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More