El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento

“Ahora para encontrar trabajo hace falta un máster. ¿Qué será lo próximo? ¿El Nobel? Entrevista al educador Ken Robinson

Publicado por El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento en Jueves, 21 de julio de 2016

FRASES DE CIENCIA

miércoles, 1 de febrero de 2012

La «arcilla de la creación», analizada por la NASA



La sonda IBEX ha sido capaz de medir materia interestelar, aquella que proviene del exterior del Sistema Solar y que dio forma a las estrellas, los planetas e incluso al ser humano

ABC.es / madrid
heliosfera
ADLER PLANETARIUM/IBEX
Recreación artística de una parte de la helioesfera


La sonda Interstellar Boundary Explorer (IBEX), que estudia las fronteras de nuestro sistema planetario en órbita a 322.000 kilómetros de la Tierra, ha conseguido el mejor vistazo de la composición de materia de fuera de nuestro Sistema Solar, materia interestelar que viene de otro lugar de la galaxia y que los científicos creen que es en realidad la «arcilla divina» de la que están formados los planetas, las estrellas e incluso los seres humanos. La investigación, que aparece publicada en la revista Astrophysical Journal, ofrece nuevas pista sobre sobre cuándo y cómo se formó nuestro Sistema Solar y la historia de otras estrellas en la Vía Láctea.

El equipo encargado de analizar los datos de IBEX ha descubierto en esta materia interestelar partículas de hidrógeno, oxígeno y neón, además de confirmar la presencia de helio. Estos átomos son los restos de viejas estrellas que han terminado sus vidas en violentas explosiones como supernovas, las cuales dispersaron estos elementos a través de la galaxia. El viento interestelar empujó las partículas neutras a través de la Vía Láctea y fueron detectadas por IBEX.

Los científicos han hallado que en el viento interestelar se encuentran 74 átomos de oxígeno por cada 20 de neón, mientras que en el Sistema solar esa proporción sube a 111 de oxígeno por cada 20 de neón. «Nuestro sistema solar es diferente al espacio que está fuera de él, lo que sugiere dos posibilidades», sostiene David McComas, uno de los principales investigadores del proyecto IBEX. Según argumenta el científico, puede que el Sistema solar se desarrollara en una parte separada de la galaxia más rica en oxígeno, diferente a la que ocupa actualmente. La otra posibilidad es que una gran cantidad de partículas de oxígeno estén atrapadas en polvo o en hielo en el espacio interestelar, incapaces de moverse libremente.
Burbuja protectora
Las mediciones de la IBEX proporcionarán pistas de cómo y dónde se formó el Sistema solar, de las fuerzas que le dan vida y de la historia de otras estrellas de la Vía Láctea. Además, pueden explicar más sobre la heliosfera, la burbuja que envuelve todo nuestro sistema y nos protege de las radiaciones cósmicas.

La NASA lanzó la misión IBEX en octubre de 2008 para trazar el límite entre el sistema solar y el espacio interestelar. Desde entonces, la sonda ha hecho varios descubrimientos importantes sobre la heliosfera. En 2010, la sonda presenció por primera vez cómo el viento solar choca con la magnetosfera o campo magnético de la Tierra.

Fuente: ABC.es

Vídeos:

Heliosfera

La heliosfera es el nombre que se le da a la región espacial que se encuentra bajo la influencia del viento solar y su campo magnético, que se compone de iones procedentes de la atmósfera solar y se extiende más allá de la órbita de Plutón.

Esto da origen a una burbuja magnética en cuyo interior se encuentran los planetas de nuestro Sistema Solar. El límite que impone la burbuja se llama heliopausa. La capa que separa a la heliopausa del frente de choque de terminación se llama heliofunda.

Habitualmente se ha pensado en la heliosfera cómo una estructura con forma de cometa; sin embargo, investigaciones realizadas con el instrumento MIMI de la sonda Cassini que complementan a las realizadas por la misión IBEX sugieren que su forma es más parecida a la de una burbuja. Muy importante serán las contribuciones de las sondas interestelares Voyager 1 y Voyager 2 para comprender el fin de la heliopausa y la composición del espacio exterior a nuestro sistema solar.

Viento solar

El viento solar consiste en partículas y átomos ionizados provenientes de la corona solar y del campo magnético solar. Nuestro Sol rota una vez cada 27 días aproximadamente lanzando hacia el exterior este viento solar que el campo magnético atrapa en grandes espirales. Las variaciones en el campo magnético solar pueden llevar esas exhalaciones hacia fuera y producen tormentas geomagnéticas en el propio campo magnético de nuestra Tierra.

En marzo de 2005 se descubrió gracias a las mediciones por los instrumentos SWAN (Solar Wind Anisotropies, Anisotropías del Viento Solar) a bordo de la sondaSOHO Solar and Heliospheric Observatory que la heliosfera no es axisométrica, pero está distorsionada, muy posiblemente por el efecto del campo magnético de nuestra galaxia.

Estructura

También llamada en inglés Heliospheric current sheet es una onda en la heliosfera creada por el campo magnético del Sol. Se extiende a través de la heliosfera, se la considera la mayor estructura en el Sistema Solar. Se dice de ella que es la "falda de la bailarina" aludiendo a su forma de superficie espiral.
Estructura exterior
La estructura exterior de la heliopausa está determinada por las interacciones entre el viento solar y los vientos provenientes del espacio interestelar. Los flujos de viento solar que expulsa el Sol se propagan en todas direcciones a velocidades de centenares de kilómetros por segundo, alcanzando los planetas interiores y a la Tierraprotegida por su campo magnético. Cuando estos vientos supersónicos alcanzan la órbina de Neptuno se ralentizan al encontrarse con los gases del medio interestelar. Este frenado prosigue en varias etapas:
  • El viento solar viaja a velocidades supersónicas a través del sistema solar. En el "termination shock" el viento solar disminuye su velocidad hasta velocidades subsónicas por impactar con el viento solar que ya ha frenado previamente contra el viento interestelar. En este punto la densidad de partículas aumenta.
  • Más alla está la heliofunda donde el viento solar es comprimido contra el viento galáctico formando turbulencias y creando una cubierta detrás del Sol como si de la cola de un cometa se tratara.
  • La capa más exterior de la heliofunda, donde impacta el viento galáctico, se le denomina heliopausa. Este es el límite final de la heliosfera.
  • La heliopausa causa una turbulencia en el medio interestelar donde nuestro Sol orbita el Centro Galáctico. El arco de choque (del inglés bow shock) fuera de la heliopausa, es una región turbulenta causada por la presión del avance de la heliosfera en el medio interestelar.

Frente de choque de terminación

El frente de choque de terminación (conocido en inglés como termination shock) es el punto de la heliosfera donde el viento solar se ralentiza por debajo de la velocidad del sonido, debido a las interacciones contra el medio interestelar local. Esto causa compresión, calentamiento por roce y cambios en el campo magnético. En nuestro sistema solar se cree que el termination shock puede estar a 75 o 90 UA. del Sol. En 2007, Voyager 2 pasó a través de la termination shock.

Arco de choque

Artículo principal: Arco de choque
Existe la hipótesis de que el Sol también tiene un arco de choque producido en su viaje a través del medio interestelar, y sería como se muestra en la figura. El choque se debe al parecido con la onda que va dejando tras de sí un barco cuando navega en el mar, aunque en este caso el arco estaría formado por plasma. El choque se produciría debido al impacto del viento interestelar contra nuestra heliosfera. Estos vientos se moverían hacia nuestro Sol a velocidad supersónica y también serían despedidos a esa velocidad al rebotar contra la heliosfera.
Fuente: Wikipedia


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More