El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento

“Ahora para encontrar trabajo hace falta un máster. ¿Qué será lo próximo? ¿El Nobel? Entrevista al educador Ken Robinson

Publicado por El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento en Jueves, 21 de julio de 2016

FRASES DE CIENCIA

jueves, 10 de noviembre de 2011

Scanners del cerebro permiten leer el contenido de los sueños

Soñar no conoce límites. Es posible imaginar cualquier cosa mientras dormimos por la actividad reducida en la corteza prefrontal que está muy atenta a lo que es y no es posible.

Por: Glenys Álvarez*  Editora Neutrina 



escaner sueños
En los resultados de los investigadores alemanes fue observada, por primera vez, la actividad cerebral mientras soñadores lúcidos dormían y coincidieron con los medidos durante el movimiento motor ejecutado cuando estamos despiertos


En primer lugar, se trata del funcionamiento del cerebro, que aún tiene mucho que enseñarnos; en segundo lugar, los voluntarios eran soñadores lúcidos, una actividad que como la hipnosis, ha sido utilizada más para espectáculos y ganancias que para ciencia.

El problema con el desconocimiento es que nuestra especie no espera. Es imposible conocer enseguida actividades y estructuras que han tardado miles de millones de años para formarse. Hay que estudiar, analizar, investigar, esperar que una mejor tecnología sea desarrollada, para comprender lo que ocurre en el cerebro. Soñar es uno de esos deleites cerebrales que hemos intentado entender. Se ha escrito y dicho de todo sobre los sueños, hasta lo que no tiene evidencias para demostrar.

La experimentación, no obstante, consigue brindar argumentos sobre lo que ocurre cuando dormimos con evidencias obtenidas. El estado REM, por ejemplo, es uno que solemos conocer como una muestra de que soñamos. Pues bien, se demostró que no soñamos cada vez que estamos en estado REM aunque sí es posible que percibamos los sueños más intensamente durante algunas de estas fases, no obstante, existe el estado NREM donde también ocurren sueños sin que haya actividad ocular. Pero aún no era posible medir el contenido de los sueños ni observar cómo se originaban.

Científicos en el Instituto Max Planck y el Hospital Charité de Berlín utilizaron personas con cortezas prefrontales muy atentas para realizar experimentos. Soñar no conoce límites, es posible imaginar cualquier cosa mientras dormimos, esto se debe a la actividad reducida en la corteza prefrontal que, regularmente, está muy atenta a lo que es y no es posible. Cuando dormimos, ella también se duerme, descansa, y nos permite imaginar las cosas más inadecuadas e imposibles sin recordarlo en el momento, muchas veces no los recordamos ni al despertar.

Sin embargo, hay personas cuyos lóbulos frontales pueden estar más activos cuando sueñan y esto hace posible que se den cuenta de que están soñando mientras duermen, es decir, un soñador lúcido. Pues bien, el equipo utilizó electroencefalogramas, resonancias magnéticas y voluntarios capaces de estar atentos mientras sueñan.

Cerrando y abriendo el puño

“Les pedimos que intentaran soñar conscientemente mientras dormían en una máquina de resonancia magnética y que reportaran este estado a los investigadores a través de movimientos oculares. Luego debían soñar que estaban abriendo y cerrando el puño, primero el derecho y luego el izquierdo durante diez segundos. Esto permitía que observáramos cuando la persona entraba en el estado lúcido y comenzaba a soñar, REM era activado entonces, es decir, más intensidad en el sueño, y detectábamos el inicio de un estado lúcido; más tarde, el sueño del puño”, explica Martin Dresler, uno de los investigadores en Max Planckpsiquiatría.

Lo fenomenal, afirman, era observar que el sueño coincidía con la actividad motora cuando la persona está despierta. Una región que es responsable de los movimientos en la corteza sensitivomotora del cerebro se activó durante el sueño, esta región es comparable con la actividad cerebral de una mano en movimiento cuando la persona está despierta. Esta coincidencia muestra que el contenido de los sueños puede ser medido.

“Con esta combinación de electroencefalogramas, resonancias y soñadores lúcidos podemos medir no sólo simples movimientos durante el sueño sino patrones de actividad en el cerebro durante las percepciones visuales en los sueños”, explica Dresler.

No soñamos "pasivamente"

Los investigadores también confirmaron la información con imágenes de resonancia en otros sujetos y a través de una tecnología distinta. La planificación, por supuesto, es parte de todo lo que hacemos. Cada vez que uno de mis dedos toca una tecla, existe un plan en mi cerebro sobre dónde deben ir para formar lo que tengo que decir. Pues bien, utilizando espectrocospia infrarroja el equipo observó un aumento en la actividad de una región cerebral que planea nuestra actividad. No sólo abrimos y cerramos el puño, planeamos hacerlo, tanto dormidos como despiertos. Por eso los sueños pueden ser tan divertidos, tristes, impresionantes y horrendos pues actuamos sobre ellos, no sólo en ellos.

“Soñar no es el cine de dormir donde observamos la actividad pasivamente sino que involucra actividad en las regiones cerebrales que son relevantes al contenido del sueño”, afirma Michael Czisch, otro de los autores también en Max Planck.

Los resultados fueron publicados en MPI de Psiquiatría:http://www.mpg.de/2267/news
Instituto Max Planck: http://www.mpg.de/en
Hospital Charité: http://www.charite.de/en/charite/

 
Editora NEUTRINA
*Periodista científica fundadora y directora de Editora Neutrina
editoraneutrina@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More