El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento

“Ahora para encontrar trabajo hace falta un máster. ¿Qué será lo próximo? ¿El Nobel? Entrevista al educador Ken Robinson

Publicado por El Rincón de la Ciencia, Tecnología y el Conocimiento en Jueves, 21 de julio de 2016

FRASES DE CIENCIA

jueves, 10 de noviembre de 2011

Los individuos impulsivos tienden a desarrollar agresión y caen en problemas de adicción…

Por: Glenys Álvarez*  Editora Neutrina 

Nos hablan de controlar impulsos. Pensar y no pensar, actuar sin elaborar, aprender de nuestros errores, ser más comedidos o menos. Ciertamente, la psicología, la sociología y la psiquiatría están conformadas por un sinnúmero de mecanismos cognitivos y conductuales que intentan entendernos y manejarnos mejor. De igual forma, la neurología y la genética han llenado un sinfín de huecos, indicando cómo los genes y las neuronas afectan nuestro comportamiento y cuál es la mejor forma de desempeñarnos en un escenario donde la biología, la experiencia y el ambiente nos impulsan a desenvolvernos de distintas maneras…y muchas de ellas nos pueden meter en serios problemas.
adiccion

La impulsividad es una de ellas. Esta característica es un síntoma que aparece en varios desórdenes mentales y, como en todo, es positiva en numerosas ocasiones pero somos animales que navegamos entre todo el espectro emotivo humano y, en tantas otras situaciones, nos podemos arruinar la vida (y la de los demás) debido a alguna acción negativa que liberamos impulsivamente. Y ese mundo, precisamente, habitamos. Libramos batallas siguiendo inhibiciones y desinhibiciones varias, a veces deseamos calmarnos, otras nos gustaría poder impulsarnos a la velocidad de la luz; justamente, amigos lectores, estas características de privar y permitir existen primero en nuestros cerebros.

“Los avances en las técnicas para observar el cerebro nos permiten investigar áreas diferentes y específicas y ver cómo regulan la conducta. Lo que tenemos claro es que la forma en que la gente se comporta resulta de una compleja interacción entre un número de factores genéticos, sociales y ambientales”, explica Frederic Boy, autor principal de esta investigación internacional realizada en varias universidades, entre ellas el Colegio Universitario de Londres en Inglaterra y la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos.

agresionLos individuos impulsivos tienden a desarrollar agresión y caen en problemas con la adicción al alcohol, drogas, apuestas y conflictos en las relaciones amorosas. Estas personas con altos grados de impulsividad y agresión tienen problemas para adaptarse ya que estos rasgos representan sólo dos entre la gama de dificultades a las que se enfrentan en su diario vivir. Y mucho de ello tiene que ver con bajos niveles de un ácido al que conocemos como GABA (gamma-aminobutírico) que es el neurotransmisor inhibidor por excelencia y que anda en grandes cantidades por casi todo nuestro sistema nervioso. GABA puede excitar e inhibir, aunque mayormente hace lo segundo en los mamíferos, ayuda en el desarrollo nervioso del feto, en el movimiento y, en partes específicas del cerebro está involucrado con la regulación del autocontrol.

Para el experimento, los investigadores estudiaron a voluntarios masculinos sin pasado de enfermedades mentales o adicciones y dependencias. En el primer paso debían llenar cuestionarios que estimarían el nivel de impulsividad de cada uno; en el segundo paso, los sujetos eran sometidos a un escáner especial de espectroscopia de resonancia magnética que permite medir los niveles de GABA en regiones pequeñas del cerebro.

“La impulsividad es parte del autocontrol y en los cuestionarios medíamos distintos aspectos de esta característica. Más tarde, con los resultados de las imágenes encontramos que los hombres con más GABA en la corteza prefrontal dorsolateral tenían baja puntuación en un aspecto de la impulsividad llamado el ‘sentimiento de urgencia’ que se trata de la tendencia a actuar precipitadamente en respuesta a emociones o urgencias fuertes y aflicciones. Inversamente, los hombres con bajos niveles de GABA tenían más grados de urgencia. Estos resultados nos sirven para agregar más evidencia de que bajos niveles de GABA puede ser un factor de riesgo para la disfunción cortical y la impulsividad”, explica el doctor John Kristal, editor del diario Psiquiatría Biológica, donde fueron publicados los resultados del experimento.

Para los científicos, por supuesto, es importante indagar más sobre el papel de los niveles de GABA. Por ejemplo, en la depresión y en el desorden de pánico se han observado bajos niveles de GABA en las zonas corticales. De hecho, estos efectos también ocurren en mujeres pero los investigadores no las usaron en los experimentos por el posible efecto debido a las fluctuaciones naturales de las hormonas en el organismo femenino.

Ciertamente, tu personalidad y experiencia afectarán la forma en que te comportes. Y el problema se vuelve cada vez mayor cuando cerebros desarrollan estructuras neuronales disfuncionales que permiten exageraciones que traen pérdidas, daños y conflictos para todos. Hay que conocerlas bien, tanto neurológica como socialmente, para saber qué hacer con ellas.

Los resultados fueron publicados en:

http://www.elsevier.com/wps/find/journaldescription.cws_home/505750/description#description

Universidad Johns Hopkins: http://www.jhu.edu/

Colegio Universitario de Londres: http://www.ucl.ac.uk/

Universidad Cardiff: http://www.cardiff.ac.uk/

Editora NEUTRINA
*Periodista científica fundadora y directora de Editora Neutrina
editoraneutrina@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More